El comienzo de un gran sueño.

Como todo gran comienzo no sé por dónde iniciar,… ¿Nunca les ha pasado esto? Que tienen una explosión de energía por hacer algo y están decididas hacerlo todo “PERO…”, llega un momento en que no sabes qué quieres hacer o cómo hacerlo.

Bueno, yo me encuentro en ese proceso.

Voy a empezar por lo básico, contando mi historia de transformación en la que me encuentro… sí, una de las tantas que he tenido pero esta es diferente… ¿y qué tiene de diferente?

  • Bueno ya tengo 35 años y no soy la chiquilla “inmadura” que disfrutaba el momento sin pensar en dejar huella en esta vida, ya he vivido lo suficiente para dar este gran paso.
  • Esta transformación la quiero compartir con todos ustedes y no quiero guardarla para mí, porque estoy segura de que muchas personas están en mi misma condición y lo voy hacer por medio de un BLOG, donde habrá videos, fotos, historia de la transformación no solo física, sino también mental y emocional.
  • La voy a realizar acompañada de muchas personas que me aman y quieren lo mejor para mí, lo que antes no había hecho, todo lo hacía sola.
  • Será un proceso de sanación y liberación para mí de: MENTE, CUERPO y emociones.
  • Porque quiero ser testimonio de vida para muchas personas y no me quiero ir a la tumba sin haberlo vivido. Quiero compartir desde mi experiencia el amor propio, la felicidad de hacer las cosas que nos apasionan, el no preocuparse del qué dirán, enseñar y demostrar a todos y a la persona más importante “YO” que los sueños y lo que anhelamos se cumplen.

Lo primero que voy hacer es contarles que uno de los cambios más básicos pero muy importantes en la vida de todo ser humano es el cambio de la forma de hablar de nosotros mismos. Durante este proceso voy a dejar de hablar y escribir en tercera persona, yo acostumbro a decir cosas como: “Uno tiene, una hace o una tal cosa…” Y voy a empezar hablar en primera persona: YO tengo, YO hice o hago… ¿Por qué? Porque solo YO soy responsable de lo que hice, hago y haré… UNO no existe, cuando tercerizamos nuestras frases, le estamos dando la responsabilidad al afuera y empezamos a sentirnos víctimas de las circunstancias cuando en realidad, NUNCA hemos sido VÍCTIMAS, SIEMPRE tenemos la posibilidad de hacer algo…SÍ, de hacer cambios nosotros mismos…de decidir cómo reaccionamos antes cualquier evento o situación de la vida.

Así que… Empezaré a responsabilizarme por mis acciones de acá en adelante, por lo que les pido de corazón que si me siguen en este proceso ayúdenme a ir corrigiendo cuando se me salga por allí UNA o UNO.  

Bueno iniciemos, ¿Quién es Yerly Cristina Amaya Cordero? (hasta siento susto de lo que voy a escribir… jajajajaja).

Voy a decir en cinco palabras ¿Quién soy? Soy una mujer, extrovertida, apasionada, alegre, emprendedora, independiente. Las personas que me conocen, saben de estos atributos, pero… ¿y las que no?

Entonces, les voy hablar un poco de lo que hago, mis gustos para que me conozcan un poquito.

  • Estudiante de la carrera Ingeniería Industrial.
  • Trabajo como cualquier mortal para llevar el arroz y los frijoles y poder mantener a mis amores Billy y Darío (perro y gato).
  • Amo la fotografía, desde pequeña tuve una Kodak y en ese momento despertó en mí esa pasión.
  • Me encantan los deportes extremos los cuales he practicado: Parapente, rafting, bungee, paracaidismo, canopy, MTB… y me faltan muchos por hacer.
  • Amo el contacto con la naturaleza.
  • Cosas de las que me llenan de energía, compartir con las personas que AMO, mi familia de sangre y la que no la es.
  • Ser miembro del movimiento guía y scout.

En resumen y en imágenes, parte de mis actividades sería algo como esto… 🙂

 

Esto es solo una pequeña muestra de las cosas que más disfruto hacer.

Quiero cerrar con una frase que me llena y me hace ver la vida diferente,

“Nací para ser feliz, no para ser una amargada”

Así que, hagamos todo lo posible por ser felices, por buscar esa plenitud y ese amor propio.

Anuncios
Entrada destacada

Bajo de peso por Mí … no para ser aceptada.

… Estoy cansada que la gente me diga tarde o temprano me mi peso … o ser “gorda” … (voy a utilizar la palabra correcta con la que se me señala), fue un criterio de escogencia laboral… o para ser o no aceptada a un grupo X… !!!

…. Estoy cansada de estar lidiando con gente imbécil que solo ve lo superficial….

Estoy harta … pero RE-harta que a mis 35’s este siendo señalada por mi cuerpo… pero que putas es estooooooo!!!. ¿Qué gana la gente con estar etiquetando, juzgando, suponiendo… estar emitiendo juicios por un cuerpo ?

Estoy harta de estar demostrando que no es lo que se piensa … hasta tres veces más que cualquier otra persona … de verdad que CANSADOOOO!!!

Yo bajo de peso por MÍ ….no por nadie, ni para nadie …. ni para ser aceptada en ninguna parte ….

Yo voy a bajar de peso hasta donde me sienta de lo mejor …. y no quiere decir que hasta …”mi peso ideal” ¿Cuál es el peso ideal? “El peso ideal es el para ser aceptada a la sociedad…!!!” mi peso ideal es cuando YO me sienta bien y esté sana, el que me permita hacer lo que me encanta, donde yo me ame y acepte…. (esto último ya).

NO PARA SER ACEPTADA EN LA SOCIEDAD, NI PARA NADIE NI POR NADIE …. SOLO POR MI Y PARA MI ….

“…Yo voy hacer la mujer que me dé la gana de ser …”

https://www.youtube.com/watch?v=IhTOKqwXgzQ

Nota: aunque eso me cueste lágrimas, bilis, etc.etc!!

Aún con mis 35’s sigo aprendiendo.

Estoy aprendiendo a gestionar mis emociones y sentimientos con los que tendría que haber aprendido a lidiar en mi adolescencia y no a mis 35’s años, o no… ¿Quién sabe? Quizás todas estas emociones han llegado cuando yo podía enfrentarme a ellas.

Muchas veces soy tan dura conmigo misma aunque con he de reconocer que cada vez menos…

Madurar no siempre es motivo de edad … para mí es cuando aprendemos a tomar decisiones y las correctas.

Saben… en la vida me he perdonado cantidad de cosas, pero menos de las que he perdonado a muchas personas o a los demás. He pedido disculpas por cosas que no merecían ser disculpadas y me guardo por alli uno que otro perdón que nunca pedí (estoy trabajando en ello).

Otra de las cosas que he hecho es reír muy fuerte pero muy fuerte … los que me conocen saben de lo que hablo … pero nunca con los ojos y demasiado poco con el alma, para mi fue muy triste y doloroso darme cuenta de esto y más reconocerlo.

Aprendí y me mala acostumbre a querer mal, rápido y sin freno porque pensaba que era el amor que me merecía … una amor SILENCIOSO Y SUMISO, para mi fue muy triste y doloroso darme cuenta de esto y más reconocerlo…. y me ha tocado desaprender.

HOY… cuando sonrío cierro mis ojos para sentirlo por dentro y darle a mi alma una alegría de verdad, desde que inicié este proceso ha empezado a brotar dentro de mí una sensación de paz, tranquilidad, satisfacción, esperanza y lo mejor de todo aceptación… está renaciendo un amor sincero y salvaje un amor que me ha permitido QUERERME, AMARME, RESPETARME, así como me lo merezco.

Un amor que me hace sonreír cuando camino por las calles, disfrutar de un libro cuando voy en el autobús, de parar un momento cuando camino para disfrutar los rayos de sol en mi rostro.

Estoy aprendiendo que el amor está en todas partes… en disfrutar un café con un hermoso atardecer o un día lluvioso, en compañía de mis mascotas Billy y Darío… en poder mirar a los ojos a cualquier persona y ver siempre lo bueno de cada una de ellas.

Ahora entiendo que el amor siempre lo he tenido dentro de mí, entre mis manos y este se llama AMOR PROPIO.

Porque ahora sonrío con el alma

De talla de pantalón 22 a 16.

¿Cuántas hemos pasado por la incomodidad de ir a una tienda en un mall que no sea de talla grande y probarte algo y no te queda? o te dicen “No es que no hay tallas más grandes”

Bueno… el fin de semana pasé por la satisfacción de varias cosas:

  • Primero, entrar a una tienda de un mall que no sea de talla grande.
  • Segundo, probarme unos pantalones talla 16 y que me quedarán de lo más bien…. se los juro que lloré, y tan linda la vendedora celebraba conmigo de verme tan emocionada.

¡¡¡Que sensación tan hermosa y gratificante !!!

De verdad que no cabía en mi pecho tanta alegría, y eso es una inyección a la vena para seguir adelante….

Gente, no me estoy matando con dietas, ni haciendo ejercicio….

¿Qué estoy haciendo? de ejercicio solo estoy CAMINANNNNNDOOOOOO… nada más y comiendo más sanito de todo pero poquito y mi última comida del día es a las 6 pm.

Y lo más importante siguiendo con mi terapia con la psicóloga, les parecerá raro … pero cada vez, me siento mucho mejor conmigo misma; como les decía en un principio el cambio DEBE de ser INTEGRAL…. MENTE, CUERPO y ALMA.

Así que a seguir a delante mientras bajemos y estemos felices eso es lo que importa, más nada!!!! A paso lento pero seguro.

“Nací para ser feliz, no para ser una amargada”

Foto de la derecha con mi pantalón nuevo talla 16 hoy (11-2-2019) y la foto de la izquierda con la talla de pantalón 22 que me quedaba apretado en octubre 2018.

Un carrusel de emociones

Hola, hola …. mucho tiempo sin vernos… si lo se, he estado muy perdida, pero tengo motivos o por lo menos eso creo…

Desde el 1ero de enero he tenido internamente un carrusel de emociones, muchos días muy feliz por las cosas buenas que me han pasado, otros muy enoja por no entender de verdad como hay personas que no ven más allá de sus narices que están mal…. y otros los menos muy muy muy triste por que mi FAMILIA, ¿Cuantas veces he dicho que hay que soltar para ser feliz ? mmmm muchas veces pero, como duele.

Un día de estos en una consulta con mi psicóloga me dijo que el soltar y alejarse de las cosas que amo, es como estar pasando por un luto, un luto que es más duro y doloroso de soportar…. en mi vida he pasado por muchos lutos pero este ha sido uno de los más complicados a nivel emocional.

Que increíble, como las emociones afectan nuestro proceso de bajar de peso, de verdad que es un carrusel de emociones, un sube y baja.

En mi experiencia he identificado algunos aspectos por los que han afectado mi peso.

1.Suelo tener una relación caótica con mi cuerpo y la comida, y he de reconocer que eso es lo más dificil para mi, por que esto me provoca mucho estrés, porque aveces como más de lo que necesito o no como del todo. Vamos a ver, voy a poner unas frases para saber si estas en una relación caótica con la comida.

. Por más dieta, ejercicio y estrategias que haga para bajar de peso o de talla, nunca parezco llegar a mi objetivo. 

• Constantemente estoy pensando en qué voy a comer. 

• Constantemente estoy a dieta o pienso que debería de estarlo.

• Me siento culpable cuando como cosas que “no están en el plan”, “no son saludables” o “engordan”. 

• Trato de controlar lo que como. 

• Mi plan de alimentación casi no contiene alimentos placenteros y si los contiene, los como con ansiedad y miedo. 

• Tengo miedo a engordar (siendo ya gorda, de engordar más) . 

• No me gusta lo que veo en el espejo. 

• Si como algo que engorda, voy a buscar formas de castigarme para compensar, como hacer mucho más ejercicio o comer mucho menos el día siguiente (además de que puedo llorar, patalear y enojarme conmigo misma por “ser débil”). 

• Me siento gorda todo el tiempo. 

• Me veo gorda muy a menudo. 

• Me parece asqueroso estar gorda. 

• Veo fotos de antes y me aflijo porque quiero volver a verme así. 

• Nunca o casi nunca estoy contenta con el cuerpo que 

• Recuerdo hacia atrás y pienso que quiero estar como estaba hace años, pero cuando hago un inventario, me doy cuenta que antes tampoco estaba satisfecha.

• Cuando veo a otra mujer con un cuerpo más delgado que el mío, me comparo y secretamente deseo verme como ella. 

• Creo que primero tengo que tener el cuerpo ideal para después poder tener confianza y vivir mi vida plenamente. 

• He puesto algunos (o muchos) aspectos de mi vida en pausa por no tener el cuerpo que quiero. 

• Cuando alguien me dice “qué bonita te ves” o “qué bien te ves con esa ropa”, no les creo y a veces hasta les digo que “no es cierto”. No acepto el cumplido. 


Si te sentiste identificada o identificado con algunas de las frases anteriores estás en una relación caótica …. lo que hay que hacer es transformar una relación caótica con la comida, en una basada en el amor, la compasión y el respeto. Y al transformar esto, será mucho más fácil bajar de peso, siempre es bueno buscar ayuda con un profesional ya sea psicólogo, nutricionista.

2.No tienes placer en tu vida.

Por ejemplo, si tu dieta es muy aburrida. O si tu vida es muy aburrida…..¿Qué cosas en tu vida te dan placer?

El placer es un gran catalizador del metabolismo. Si no recibimos placer, nuestro cuerpo produce una sustancia llamada NEUROPEPTIDO yesta sustancia, hace que te de hambre, sobre todo en las mañanas cuando ya es hora de desayunar.

Cuando tú te restringes de comida porque estás a dieta, o no comes nada que te sepa rico porque todo lo rico es pecado, estás provocando inconscientemente que te de ansiedad por comer.

3. No estás escuchando los mensajes que tu cuerpo tiene para tí.

El cuerpo es un mensajero increíble. Nos habla a través de las sensaciones, de las enfermedades y nuestras condiciones de salud.

A ver, cuando te da ansiedad por comer, no es porque a Dios se le ocurrió molestarte ese día y hacerte la vida imposible, jajajajajajaj ¡¡NOOO!! La ansiedad por comer es un mensaje que te está mandando tu cuerpo, ya sea de que hay algo físico que hay que arreglar, o algo emocional, en mi caso para por las soa.  Por ejemplo, quizás no me siento valorada, y esta falta de reconocimiento me hace que busque confort en la comida.

Entonces si no bajo de peso, es porque en vez de poner atención a los mensajes que me está mandado mi cuerpo o el universo, yo me enfoco en ponerme a dieta, hacer un detox o cualquier otra cosa para adelgazar.

Si yo no arreglo el problema o el asunto que está indicando el mensaje, la condición, el sobrepeso, la ansiedad, la enfermedad, sin duda regresará (esto es lo que estoy intentando hacer).

4. Te falta la vitamina R – RESPETO.

¿Qué es lo que pienso cuando me veo en un espejo?

Antes de iniciar con este proceso, aunque no lo hubiera externado pero si pensado diría que:

“Que fea que soy, qué gorda estoy. Qué pelotas en mis entrepiernas. El trasero no tiene forma. Odio mis entrepiernas. Qué cuerpo tan inaceptable.”

 Pasamos varios minutos del día enganchadas con lo que no nos gusta ¿y qué hacemos?:

Nos criticamos, nos rechazamos, y abusamos verbal y mentalmente de nosotras.

Nos ponemos en dietas muy bajas en calorías, nos castigamos con exceso de ejercicio, o al contrario, nos castigamos al no mover a nuestro cuerpo, nos atiborramos de comida chatarra, e ignoramos las señales de hambre y saciedad que nos da nuestro cuerpo.

Esto nos engorda porque nuestro cuerpo detecta un auto ataque- y entra en un estado de estrés crónico bajo.

Y si esto se da día tras día tras día, eventualmente empezamos a acumular grasa y a no desarrollar músculo, aunque comamos sano y hagamos ejercicio. Esta semana que pasó tuve un crisis emocional, en vez de llorar y sacar todas esas emociones me dio por vomitar como nunca lo había hecho me dio mal de pancita y cuando me revisaron final el resultado fue “virus” pero yo sé en verdad lo que que ocasionó todo eso.

5. Hay un miedo en tu vida que no puedes o no quieres resolver.

Considero que, casi todo el estrés se detona de un miedo.

 Entonces para efectos prácticos, voy a decirlo tal como es:

El miedo te puede estar engordando (independientemente de que seas consciente de él o no). 

Puede ser miedo a cualquier cosa:

• Miedo a no ser suficiente.

• Miedo a no poder.

• Miedo a salir de tu zona de confort.

• Miedo a engordar.

• Miedo a no poder adelgazar.

• Miedo a no ser una buena hija, hermana, tía … mamá.

• Miedo a la carencia.

• Miedo a no ser exitosa

• Miedo a que no te quieran o te acepten.

Uff! ponle el nombre que quieras…

Te doy un ejemplo práctico: Si yo tengo miedo a no ser especial, voy a hacer mil y una cosas para ser reconocida por los demás. En mi caso, mi miedo a no ser especial me llevó a hacer deportes extremos y demostrarle a la gente que aunque soy gorda puedo hacer tal cosa, sin importar poner en riesgo mi cuerpo, esto para ser reconocida por loca, valiente, o no se que”.

El miedo es una emoción que, si no la procesamos, y la vivimos crónicamente, ya sea consciente o inconscientemente, activa nuestro sistema nervioso simpático, apagando mi digestión, desregulando mis hormonas del apetito, acumulando grasa y no desarrollando músculo (entre muchas otras cosas).

6. Vives demasiado a prisa.

Cuando vivo demasiado a prisa: ¿qué sucede?

Generalmente como rápido, no pongo atención a lo que estoy comiendo, no me doy suficiente tiempo para descansar y puedo llegar a ser demasiado dura conmigo misma (entre miles de otras consecuencias más).

Y todo esto, si se vive crónicamente, eventualmente va fatigando mis glándulas suprarrenales…

Y cuando vivo con fatiga adrenal, mis hormona cortisol está fuera de control.

Y una de las principales consecuencias de que mis niveles de cortisol estén fuera de control, es el incremento de peso “inexplicable”, ¡especialmente alrededor del abdomen!

7. No duermes bien en las noches.

La falta de sueño causa fatiga y la fatiga te impide tomar decisiones saludables.

 Además, la falta de sueño desregula tu apetito, así que aunque quieras comer de forma inteligente, es más difícil.  

Cuando duermes poco, tu metabolismo se hace más lento porque te ayuda a guardar energía.

Tampoco produces suficiente hormona del crecimiento, que es la que te ayuda a reparar órganos y tejidos.

Al menos a mí, cuando estoy desvelada, lo último que… Se me antoja es algo grasoso, una hamburguesa, etc.

 ¿Y a ti?

8. Exceso de ejercicio.

Así es.

Cuando yo hago un exceso de ejercicio, estimulo la producción de cortisol e insulina y estas dos hormonas, producidas en exceso provocan acumulación de grasa y una inhabilidad para desarrollar músculo.

La etapa de mi vida en la que más subí de peso fue cuando hacía 3 horas de ejercicio diaria….

Todo en exceso es maloooooo.

9. Una sexualidad reprimida o caótica.

Pocas personas hacen la conexión entre su sexualidad y su peso. 

Es un tema amplio y complejo y no lo voy hablar por ahora, es algo para hablarlo con calma. 

Pero basta con decirte que un incremento de peso puede ser la expresión de una represión de energía sexual:  miedo a expresar nuestra sexualidad o no saber cómo expresarla apropiadamente (independientemente tengas pareja o no).

Por otro lado, un  incremento de peso puede ser una forma de protección de algún daño o abuso sexual (algo que estoy trabajando muy duro).

Una represión sexual puede contribuir a comer compulsivamente  o a ansiedad por comer.

10. Tienes personas tóxicas en tu vida a las que un no te pones límites.

Nunca falta la amiga en tu vida que siempre se está quejando, la que siempre tiene un comentario negativo para ti, el familiar o TODA la familia que siempre te pide que le resuelvas la vida,  el jefe que nunca te toma en cuenta o incluso el marido, novio que no te sabe valorar….

En un estudio en el American Journal of Epidemiology de la Universidad de Northwestern en Estados Unidos, se reportó que las personas que están rodeadas de relaciones tóxicas tienden a tener más kilos de grasa (especialmente alrededor del abdomen, y yo que si tengo grasa en en mi abdomen) que las personas que tienen relaciones de apoyo.

Se sospecha que las relaciones tóxicas provocan estrés en el cuerpo, en donde es mucho más fácil refugiarse en la comida y en el alcohol. El estrés, como ya hemos visto, también apaga la digestión y eleva los niveles de azúcar e insulina en la sangre, así como tus niveles de cortisol.

Si tienes una persona (o varias) tóxica en tu vida, es tiempo de decidir si vas a poner límites o si vas a seguir permitiendo que interfieran con tu salud.

Te recuerdo, siempre o casi siempre hay una causa emocional que detona estos factores físicos y nutricionales.

Por eso, la clave para bajar de peso de forma sostenible y sin rebote, siempre empieza amando tu cuerpo y reconciliándote con la comida.

Ahora te vuelvo a preguntar con habiendo leido este articulo ¿Por qué crees TÚ que no bajas de peso?

NOTA: esta semana recibí los resultados de los exámenes médicos y adivinen… Sin Colesterol, triglicéridos, azúcar, tiroides, altos… todos está normal y eso fue muy bueno esta semana ….

Me comprometo a…

La felicidad no se alcanza mediante la inexistencia de problemas, sino enfrentándose a ellos” Steven Maraboli

“Si no te gusta algo cámbialo. Sino lo puedes cambiar, cambia tu actitud” Maya Angelou.

Este 2019 me comprometo conmigo a no abandonarme, a pensar primero en mí, a amarme con toda mi alma, a ponerme a mí como prioridad … A no sabotearme a trabajar muy duro por mis proyectos, metas y anhelos…. Me prometí a no seguirme haciendo daño y ser más responsable de mis acciones … A decir ya basta! A decir lo estoy logrando…. A no autoflagelar mi cuerpo … Y ser capaz de amar cada centímetro de mi cuerpo, mente y alma …. A creer y hacerle caso a mí intuición.

Porque yo vine a este mundo a ser feliz… Pero depende a qué cambie cosas que no me gustan… La felicidad es una decisión y decido con toda mi alma a trabajar por esa felicidad, MI FELICIDAD.

Año nuevo 2019, buscaré la forma de ser feliz siempre.

Este mensaje me lo envio una de las personas que Dios me la oportunidad de tener en mi vida, Brenda Pulido.

Palabras de Mirta Medici
(psicóloga)…

“No te deseo un año maravilloso donde todo sea bueno. Ése es un pensamiento mágico, infantil, utópico.

Te deseo que te animes a mirarte, y que te ames como eres.
Que tengas el suficiente amor propio para pelear muchas batallas, y la humildad para saber que hay batallas imposibles de ganar por las que no vale la pena luchar.

Te deseo que puedas aceptar que hay realidades que son inmodificables, y que hay otras, que si corres del lugar de la queja, podrás cambiar.
Que no te permitas los “no puedo” y que reconozcas los “no quiero”.

Te deseo que escuches tu verdad, y que la digas, con plena conciencia de que es sólo tu verdad, no la del otro.
Que te expongas a lo que temes, porque es la única manera de vencer el miedo.
Que aprendas a tolerar las “manchas negras” del otro, porque también tienes las tuyas, y eso anula la posibilidad de reclamo.
Que no te condenes por equivocarte; no eres todopoderoso.
Que crezcas, hasta donde y cuando quieras.

No te deseo que el 2019 te traiga felicidad. Te deseo que logres ser feliz, sea cual sea la realidad que te toque vivir”

Por último les dejo mis propósitos para este año … Ya hicieron los suyos!?

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora